/

Daniel Ortega quiere «acallar» a la Iglesia en Nicaragua, según obispo

125 views
3 mins read

El sacerdote Rolando Álvarez, quien se encuentra en una especie de huelga de hambre, denunció el asedio de la policía en Nicaragua.

El obispo católico nicaragüense Rolando Álvarez, quien inició un «ayuno indefinido» en protesta por un «asedio policial» en su contra, denunció que el gobierno de Daniel Ortega pretende «acallar la voz de la Iglesia» contra las injusticias, informaron este sábado (21.05.2022) medios locales.

«Lo que pasa es que el gobierno siempre ha pretendido una Iglesia muda, no quiere que hablemos, no quiere que anunciemos la esperanza al pueblo, ni denunciemos la injusticia», declaró Álvarez en la parroquia Cristo Santo de Managua, desde donde la noche del jueves se declaró en «ayuno indefinido».

Se trata de una especie de huelga de hambre donde solo beberá agua y suero. Álvarez es obispo de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí (norte). Además, está encargado del área de Comunicación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Según el religioso, el gobierno quiere «acallar la voz de la iglesia», pero «si nosotros callamos, las piedras van a gritar», aseveró.

Álvarez ha criticado anteriormente la represión, el encarcelamiento de opositores y cuestionado las ambiciones de poder.

Más de 40 opositores, entre ellos siete aspirantes presidenciales, fueron detenidos en 2021 y condenados a penas de hasta 13 años de prisión por «menoscabo a la integridad» y otros delitos.

«Vivimos en un permanente hostigamiento»

Todo ello antes de que Ortega, un exguerrillero en el poder desde 2007, fuera reelegido en noviembre de 2021 para un cuarto mandato consecutivo. Acusa a sus opositores de querer derrocarlo con el apoyo de Washington.

El gobierno también declaró ilegales a decenas de organizaciones de la sociedad civil y expulsó a la OEA de su territorio.

«En Nicaragua todo el mundo está viviendo una situación de terror. Uno se desplaza por las calles y ve como las patrullas van y vienen», sostuvo Álvarez.

«Aquí no sólo religiosos, sacerdotes, sino también la inmensa mayoría de nicaragüenses vivimos en un permanente hostigamiento», acusó.

Cientos de feligreses se solidarizaron con el obispo a través de las redes sociales y con oraciones en las parroquias.

«Rolando, amigo, el pueblo está contigo», «Estamos unidos en oración por monseñor Álvarez y todos los sacerdotes», «Dios lo proteja», decían algunos de los mensajes que recibió en las redes.

DW

Facebook Comments

Latest from Blog