Los mercados de valores y la mediatización del odio, trampa para la guerra

411 views
8 mins read

Por: Max Baldivieso

Hay una anécdota, seguramente apócrifa, sobre un intercambio de telegramas entre los cuarteles generales de Alemania y Austria durante la Primera Guerra Mundial: los alemanes enviaron el mensaje: “Aquí, en nuestra parte del frente, la situación es seria, pero no catastrófica”. Los austriacos respondieron: “Aquí, la situación es catastrófica, pero no es seria”. ¿No es esta, cada vez más, la forma en que muchos de nosotros, al menos en el mundo desarrollado, nos relacionamos con nuestros aprietos globales? El enemigo más temido de la política de la emancipación no es la respuesta represiva del orden establecido: es la interiorización del nihilismo, y la crueldad sin límites que puede acompañar su vacío. La situación es catastrófica pero no sería.  Slavoj Žižek.

El 25 de febrero el mundo amaneció con la noticia del bombardeo de Rusia sobre Ucrania y la satisfacción de Estados Unidos e Inglaterra, que incitaron a esta confrontación con el manipuleo mediático, con tropas de la OTAN cerca a las fronteras de Rusia y con sanciones económicas de varios años contra este país.

Para comprender la crisis, Rusia no solo es una potencia en la producción de energía, sector en el que ocupa el tercer lugar mundial con su petróleo y el segundo con gas natural. También es uno de los productores más importantes de diamantes y minerales como platino, níquel, aluminio, cobalto, cobre y oro.

Los precios de estos han estado en alza, pero eso es lo de menos, porque el desabastecimiento de las materias primas rusas podría provocar más cuellos de botella en la cadena de suministros.

Para tener una idea de la alta producción de este país, estas son sus principales exportaciones:

La empresa Rusal produjo 3,8 millones de toneladas de aluminio en 2021, alrededor del 6% de la producción mundial estimada.

Los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) muestran que Rusia produjo 7.600 toneladas de cobalto el año pasado, más de 4% del total mundial. Fue el segundo mayor productor después de la República Democrática del Congo, que extrajo 120.000 toneladas.

En 2021 Rusia produjo 920.000 toneladas de cobre refinado, alrededor del 3,5% de la suma mundial, según el USGS. De ese total, Nornickel produjo 406,841 toneladas. Asia y Europa son sus principales mercados de exportación.

La empresa Nornickel es el primer productor mundial de níquel refinado. Produjo 193.006 toneladas en 2021, es decir, alrededor de 7% del total mundial, estimado en 2,7 millones de toneladas.

Con las mismas empresas, la Federación Rusa es el mayor productor mundial de paladio y uno importante de platino. El año pasado produjo 2,6 millones de onzas troy de paladio, es decir, el 40% del total mundial, y 641.000 onzas de platino, aproximadamente el 10% de la producción total del orbe.

Rusia es el tercer productor mundial de oro, después de Australia y China, alcanza cerca del 10% de la producción global, que, según el Consejo Mundial del Oro, ascendió a 3.500 toneladas el año pasado. El oro ruso es producido por empresas como Polyus y Polymetal.

La empresa rusa VSMPO-Avisma suministra titanio a Boeing y Airbus. Los datos del USGS muestran que Rusia produjo 27.000 toneladas de esponja de titanio y Ucrania 5.400 toneladas el año pasado. Juntos representan alrededor del 15% del total mundial.

Rusia produjo 76 millones de toneladas de acero, casi el 4% del total global, según la Asociación Mundial del Acero. Severstal, NLMK, Evraz, MMK y Mechel son las principales compañías rusas que exportan cerca de la mitad de su producción, principalmente a Europa.

La empresa Alrosa, controlada por el Estado, es el mayor productor mundial de diamantes en bruto por volumen. Produjo 32,4 millones de quilates en 2021, aproximadamente el 30% del total mundial. Exporta sobre todo a Bélgica, India y a Emiratos Árabes Unidos.

Rusia es un gran productor de potasa, fosfato y fertilizantes que contienen nitrógeno, es decir, nutrientes para los cultivos y el suelo. Produce más de 50 millones de toneladas al año, el 13% del total mundial, con exportaciones a Brasil y Asia.

En cereales y oleaginosas, Rusia y Ucrania son los principales proveedores de trigo, con el 29% combinado de las exportaciones mundiales. La mayor parte pasa por los puertos del mar Negro.

Las sanciones de la Unión Europea (UE) no solo perjudicarán a Rusia, sino a los países que dependen de esas materias primas, esto obliga a recurrir a mercados basados en criptomonedas, que evitan el uso de dólares o euros.

A Rusia, en su política exterior, le queda el camino de una alianza más fuerte con el gigante asiático, China, y con Corea del Norte. Otra medida es cerrar el grifo de gas a Europa, para que se baje las sanciones.

En lo geopolítico, la intervención de la OTAN provocó un problema gigante para los países miembros, mientras que Estados Unidos mira de palco sin enviar tropas ni entrometerse, pero “entrega” armas a Ucrania, que es la víctima de la sed insaciable de esta potencia por dominar los mercados internacionales.

Como ejemplos resientes, Yugoslavia fue convertida en siete países pobres y devastados por la guerra. Irak y Libia fueron destruidos, este último, con el asesinato de su líder Omar Gadafi, se abrió al mercado de trata de personas y al tráfico de armas y drogas más grande del mundo.

La creación del ISSI en Siria, el apoyo al expansionismo israelita con bombardeos constantes a sus vecinos y el apoyo a Arabia Saudita con la masacre en Yemen, son otros ejemplos de la acción estadounidense. ¿Cómo este país tiene el cinismo de sancionar a Rusia?

El Estado ruso está en el derecho de proteger a su población contra el acercamiento de las tropas de la OTAN, que es parte de la geopolítica intervencionista yanqui, basada en la destrucción de países por sus riquezas naturales.

Facebook Comments

Latest from Blog