//

Tensas negociaciones por la nueva Constitución de Chile

97 views
3 mins read

as negociaciones para redactar la nueva Constitución de Chile están trabadas por el desacuerdo entre las coaliciones gubernamentales, principales impulsores del final de la letra heredada de la dictadura de Pinochet.

El perdón presidencial del 30 de diciembre a 12 condenados por delitos comunes relacionados con las protestas de 2019 pasó a ser un punto de quiebre en la estabilidad política del gobierno de Gabriel Boric. Esa decisión marcó una caída de 10 puntos en su aprobación en 15 días, según la encuestadora semanal Cadem, y dividió al oficialismo.

La coalición izquierdista Apruebo Dignidad, cercana a Boric, respaldó los indultos, pero la centroizquierdista Socialismo Democrático los reprobó en un momento en que estaban acercando posturas con la oposición para enfrentar el aumento de la delincuencia en el país. El bloque opositor derechista terminó retirándose de ese acuerdo.

Boric no ha logrado convencer a los dos bloques oficialistas para que concurran unidos y hagan frente a la oposición en el segundo intento de sacar adelante la nueva carta magna. La inscripción de los 50 redactores de la futura Constitución vence el 6 de febrero.

La coalición Apruebo Dignidad quiere que el oficialismo vaya en una sola lista porque afirma que ir separados restará escaños a ambas coaliciones, mientras que Socialismo Democrático, exceptuado el Partido Socialista, impulsa dos listas para ampliar la base electoral de Boric.

«Bielsa se pasó»: se filtró un audio que provocó una crisis política en el gobierno chileno de Gabriel Boric

Los cuatro partidos de oposición competirán en una sola lista, pero también enfrentan el dilema de sumar al conservador Partido Republicano porque favorece la vigencia de la actual Constitución.

Los chilenos votarán el 7 de mayo para elegir a los 50 redactores del nuevo proyecto constitucional y volverán a las urnas el 17 de diciembre para aprobar o rechazar la segunda propuesta en un plebiscito de participación obligatoria. Será la segunda oportunidad para reemplazar la carta magna impuesta hace cuatro décadas por la dictadura militar de 1973 a 1990.

El primer intento, resultado de las jornadas de protesta de 2019, fracasó en septiembre del año pasado luego de que el 62 % del electorado rechazó el texto escrito por una convención dominada por la izquierda.

Perfil

Facebook Comments

Latest from Blog