Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Algunas precisiones para sentar las bases de un acuerdo entre Pueblos Indígenas y Gobierno

Andrés Gómez Vela
Primero.- Los pueblos indígenas expresaron, en reiteradas ocasiones, que QUIEREN LA CARRETERA, sólo que no quieren que se sacrifique el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) a tono con el discurso del gobierno y de las conclusiones de la Cumbre Climática de Tiquipaya: PRESERVAR LA MADRE TIERRA
Segundo.-   Los pueblos indígenas EXIGIERON la CONSULTA PREVIA el 2008 (cuando se licitó el proyecto caminero Villa Tunari – San Ignacio de Moxos), 2009, 2010, 2011, en ese entonces el gobierno les dijo NO A LA CONSULTA PREVIA y el presidente Evo Morales afirmó que habrá CARRETERA ¡QUIERAN O NO QUIERAN!
Tercero.- Los pueblos indígenas marcharon para pedir la CONSULTA PREVIA, el gobierno los reprimió y promulgó una ley (180) con fecha de caducidad señalada al incluir el término INTANGIBLE, ampliamente demostrado como inconstitucional.
Cuarto.- Tras negarse a respetar la Constitución, el gobierno decidió  realizar la consulta para lo cual armó una marcha de sus aliados y aprobó la ley 222 para ratificar lo que ya está en la Constitución: la Consulta Previa. Pero incluyó un falso dilema, que huele a trampa: la CASA O LA VIDA con el claro objetivo de partir, dividir, la CASA GRANDE  (LA LOMA SANTA) de los pueblos indígenas para que la carretera pase por la mitad y sacrifique el TIPNIS
Quinto.- En reacción, los pueblos indígenas dijeron que ya no puede haber consulta previa a estas alturas (abril de 2012) cuando ya había contrato, empresa constructora y trazo e indicaron que el gobierno no puede respetar la Constitución cuando quiera. En ese escenario presentan un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley 222 y el término intangible de la ley 180. El Tribunal Constitucional dictó una sentencia que obliga a las partes, gobierno del MAS y pueblos indígenas, a CONCERTAR la FORMA DE LA CONSULTA PREVIA, que es un mandato constitucional. Para convertir la consulta post en previa, el gobierno rompe contrato con la empresa constructora e indica que no hay financiamiento para el proyecto. 
Sexto.- Bases de acuerdo: Gobierno y pueblos indígenas del TIPNIS quieren la carretera. 
Séptimo.- Bases de acuerdo: Gobierno y pueblos indígenas deben hacer la consulta previa porque es un mandato constitucional y ambos están de acuerdo.
Octavo.- Desacuerdo: El gobierno quiere el trazo por la mitad del TIPNIS, trazo que pasará sólo por dos comunidades indígenas (Puerto Pancho y Santo Domingo) y beneficiará sólo a los sindicatos cocaleros asentados en el llamado polígono 7. Los pueblos indígenas piden discutir el trazo de la carretera para que beneficie a todas las comunidades del TIPNIS y no sólo a dos.
Noveno.- Desacuerdo: El gobierno sostiene el falso dilema en la consulta: la casa o la vida. Los pueblos indígenas dijeron que quieren que la consulta se haga de manera abierta, informada (sobre las consecuencias medioambientales, antropológicas, sociológicas), libre y sin presiones de ninguna naturaleza o regalos presidenciales y promesas oportunas con fines políticos, y de buena fe respetando sus usos y costumbres y organizaciones, tal y como manda la Constitución. 
Décimo.- Si gobierno y pueblos indígenas quieren la carretera y  la consulta, ¿es difícil ponerse de acuerdo en la forma de la consulta y el trazo de la carretera? Son detalles, al final habrá carretera y se preservará un área protegida como manda la humanidad y la Constitución. Los bolivianos tenemos la capacidad de ponerse de acuerdo, lo hemos demostrado en varios momentos, salvo que haya intereses desconocidos y oscuros. Es posible antes de que se radicalicen los discursos. 

Facebook Comments

Related posts