Por primera vez en Bolivia un caso de crimen de odio llega a juicio

238 views
9 mins read
“Asesinan a dueño de rocola; presumen que fue su pareja”, Hallan a una persona sin vida en baño de una rockola, titularon los medios cruceños cuando encontraron muerto a José Maria, que tenía planificado una cirugía de reasignación de sexo para ser Dayana Kenia. Diez meses después del hecho “es el primer crimen de odio que llega a juicio en Bolivia”, informó a RimayPampa la abogada del Colectivo TLGB de Bolivia, Rocio Lucero León.

El asesinato fue cometido la madrugada del viernes 1 de abril, cuando Dayana Kenia Zarate, mujer transexual, fue encontrada muerta, atada de pies y manos en el baño de la rocola “Sensacional”, ubicada en la intersección de la calle 16 de Julio y Libertadores, en la Villa Primero de Mayo, de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. 
El médico forense estableció que la víctima sufrió golpes y cortes de tortura en las piernas, quemaduras de cigarro en la cara; y fue degollada con vidrio roto y un cuchillo de mesa. 

Vieron al autor con rastros de sangre en los zapatos

“La narración de los testigos respecto a lo acontecido fue uniforme y no hubo contradicciones”, señaló Lucero y lamentó que pese a las evidencias el fiscal presentó la acusación contra Alejandro, autor del crimen, por el delito de homicidio y no de asesinato.
El periódico El Deber de Santa Cruz informó el 3 de abril de 2016 que, según una de las vecinas que atiende un puesto comercial en la villa Primero de Mayo, la noche del jueves, José María (Dayana Kenia), dos mujeres y un hombre de nombre Alejandro, dejaron de atender en la rocola para sentarse a consumir bebidas alcohólicas.
De acuerdo con los testigos, por la madrugada, ya en estado de ebriedad, Alejandro empezó a discutir con José María, luego pidió que una de las amigas se retirara. Se presume que por la madrugada cometió el crimen, acompañado de una de sus amigas.
Al promediar las 17:30 de ese viernes 1 de abril, la vecina Victoria acudió a la esquina de la rocola Sensacional para recoger algunos productos que vendía la víctima. Quiso entrar al baño y al verlo cerrado, lo abrió y encontró a José María maniatado de pies y manos, con heridas punzocortantes en el cuello y en la espalda, y restos de una botella rota, contó El Deber.
De acuerdo con otra vecina, que prefirió no dar su nombre, Dayana Kenia llevaba tres semanas de relación con Alejandro y fue visto saliendo de la rocola la madrugada del viernes con rastros de sangre en los zapatos. 
La joven amiga que se quedó en el lugar aquella madrugada y que había sido llevada muy pocos días antes a trabajar a la rocola, fue presentada como hermana de Alejandro, pero en realidad era también su pareja. 

Desaparecieron $us5.000

La abogada explicó que Dayana Kenia “estaba jugando un pasanaku de 5.000 dólares y que, según testigos, justo antes de ser asesinada recibió ese monto, el cual desapareció después del crimen; ese dinero era para realizarse la operación de reasignación de sexo”. 
Lucero sospecha de los imputados porque éstos, tras la muerte de Dayana, hicieron una revisión minuciosa de la rocola y del domicilio de la víctima, buscando dinero o bienes de valor.
Después del crimen, Alejandro y su “amiga” se dieron a la fuga, pero fueron aprehendidas por separado y llevadas a celdas judiciales; y este jueves 19 de enero serán sometidas a un juicio oral en el Tribunal 12avo de Sentencia de Santa Cruz de la Sierra por el delito de homicidio y no de asesinato. 

Observaciones al trabajo del Fiscal

Rocio Lucero indicó que si bien el periodo de investigación de este caso concluyó, hay observaciones de relevancia y gravedad: 
La
investigación sufrió varias deficiencias en su desarrollo, puesto que hubo
elementos de prueba que no fueron recolectados y mucho menos analizados, como
una caja con manchas de sangre, que fue entregada a la madre de Dayana.
No
existe averiguación respecto a los antecedentes penales o judiciales
anteriores de los imputados.
Existe
un cambio de actitud del Fiscal asignado al caso; en una primera instancia él
aseguró que se trataba de un caso de asesinato, ahora dice que es un
homicidio, sobre la base de los siguientes argumentos:
Se trató de una pelea
por celos entre una pareja sentimental, situación que no explica la extrema
violencia, el móvil del robo, el escaso tiempo de relación que tenía Dayana
con su agresor y la participación con mentiras de la persona cómplice del
hecho.
Expresa criterios
negando la existencia de la relación entre la muerte de Dayana y su condición
de travesti, obviando su vulnerabilidad, el engaño del hombre que demostró
tener intereses materiales al haberse acercado a Dayana; la mentira respecto
al vínculo fraternal con la cómplice del perpetrador, y principalmente la
violencia extrema de que fue objeto la víctima.
El imputado intentó
llegar a un acuerdo con el Fiscal para optar a un juicio abreviado por
Homicidio, sin embargo ante los argumentos presentados por el abogado de la
familia de Dayana, el Tribunal de Sentencia negó esta solicitud.
La abogada agregó como otra irregularidad que no existe una custodia de los objetos (vidrios y cuchillo) con que se cometió el crimen; sin embargo el Informe Final del investigador a cargo los consigna fotográficamente y los detalla como encontrados en la escena del hecho, siendo concordantes con la autopsia e informe forenses emitidos. 
La representación del Defensor del Pueblo de Santa Cruz vigila el proceso y apoya la tipificación como asesinato. 
El juicio oral y contradictorio tendría que haber comenzado en noviembre de 2016, sin embargo fue suspendido en tres oportunidades. Finalmente, la audiencia fue fijada para este jueves 19 de enero de 2017 a las 16:00.
Desde el 2009 hasta la fecha se reportaron al menos 7 casos considerados como crímenes de odio en Bolivia y ninguno de ellos terminó en sentencia. El caso de Dayana Kenia, que es el octavo hecho, es el primero en haber llegado a un juicio oral. 

¿Quién fue Dayana?


José Maria Zarate, que quería hacerse una
operación de reasignación de sexo para ser Dayana Kenia, mujer transexual,
había nacido en la ciudad de El Alto, de donde migró a Santa Cruz de la
Sierra.
Era de una familia de escasos recursos
económicos de siete hermanos. La defensa se hizo y hace prácticamente con ayuda
del Colectivo TLGB y de un abogado peluquero de Santa Cruz, Víctor Hugo
Vidangos
.

Facebook Comments

Latest from Blog