Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

25 hechos que, según la defensa, demuestran que el caso Rozsa fue un montaje

Horas después del asalto de un comando de élite de la policía al hotel Las Américas en la ciudad de  Santa Cruz, la madrugada del 16 de abril de 2009, el Vicepresidente Álvaro García Linera  informaba que los organismos de seguridad habían desarticulado una supuesta banda de “mercenarios internacionales” que preparaba un “magnicidio” contra el presidente Evo Morales y él mismo.
Ese mismo día, corría la versión de que el hecho había sido un montaje para desarticular la oposición que había surgido en Santa Cruz contra el gobierno del MAS. García basó su acusación en una documentación encontrada en el operativo realizado esa madrugada, donde tres supuestos terroristas murieron en un aparente tiroteo con policías y otros dos fueron detenidos.
“Los documentos, de manera preliminar, hablan de los preparativos de un magnicidio, de un atentado contra la vida del presidente y del vicepresidente de la República”, dijo García aquel día, según la agencia EFE; y agregó que el gobierno tenía datos sobre la presencia de estos “terroristas” en recientes actos públicos de Morales y sobre el seguimiento que habrían hecho al desplazamiento de caravanas del presidente, el vicepresidente y algunos ministros.
La madrugada del 16 de abril de 2009 fueron muertos (ejecutados, según la defensa) Eduardo Rózsa Flores, húngaro-boliviano; Árpad Magyarosi, húngaro; y Michael Dwyer, irlandés. Sobrevivieron dos: Mario Tadic, boliviano de origen croata, y Elod Toaso, húngaro.
El Gobierno del MAS sostuvo y sostiene que los cinco extranjeros eran terroristas contratados por dirigentes opositores de Santa Cruz para asesinar a Morales.
Desde el bando de los acusados, se informó que la persona que contrató a Rózsa fue el coronel Jorge Santiesteban, jefe de Inteligencia de la policía aquella vez; y su segundo, el capitán Walter Andrade. La Fiscalía imputó y acusó a 39 personas por terrorismo y otros delitos, entre ellos políticos y empresarios cruceños.
La defensa indicó, desde ese mismo momento, que el objetivo era tender una trampa a políticos y dirigentes regionales para aniquilarlos políticamente.
Nueve años y seis meses después, RimayPampa elaboró una infografía a partir de datos de abogados de la defensa, entre ellos Gary Prado, que subrayan 25 hechos que demuestran, en su criterio, que el denominado caso terrorismo no fue terrorismo, sino montaje.

Facebook Comments

Related posts