Max Baldivieso – Retos para la cadena de suministros desde Bolivia

244 views
7 mins read

Los acuerdos con países de la región son vitales para el comercio exterior boliviano. Es fundamental tener mejores condiciones portuarias y con mayor autonomía, pues estas brindarán al Estado una mayor competitividad y efectividad en sus negocios en el extranjero.

Con la mengua de la pandemia, las cadenas de suministro de todo el mundo han comenzado a sobreponerse al estrago y trazar un nuevo itinerario para recuperarse.

Con volúmenes de entrega más altos que nunca, las empresas tendrán que ajustar sus operaciones en la cadena de suministro para lograr mayor eficiencia, flexibilidad y reducción de costes.

Para el futuro hay algunas tendencias que se deberá tener en cuenta para lograr esos objetivos.

Aquí se echa un vistazo a seis tendencias para que la cadena de suministro se desenvuelva bien. La industria cambia con rapidez y ahora todo se ofrece como servicio, hasta la cadena de suministro.

Reconocer a la cadena de suministro como un servicio (SCaaS) permite a las empresas un mayor retorno de la inversión mediante la colaboración con múltiples socios logísticos para apoyar todas o una parte de sus necesidades, como adquisición, control de la producción, fabricación, calidad, almacenamiento y logística.

Además, ver la cadena de suministro como un servicio ofrece a las empresas la oportunidad para mejorar la eficiencia de cada componente de la cadena de suministro y permite definir estructuras de coste bajo y variable con tecnologías y procesos escalables.

El modelo de economía circular es cada vez más rentable y común que la cadena de suministro tradicional y lineal. Este modelo de producción y consumo fomenta la reventa de materiales desechados y ayuda a diferenciar las marcas, al tiempo que acerca a los clientes y a los pequeños productores.

Asimismo, este método premia a los pequeños proveedores por su compromiso con la sostenibilidad a lo largo del proceso, con el objetivo de reducir el impacto medioambiental y alinear incentivos hacia una economía inclusiva.

La pandemia ha demostrado que las cadenas de suministro deben ser flexibles para hacer frente a las fluctuaciones del mercado y a factores externos inesperados.  Como resultado, la reducción de inventarios deja de ser la mejor estrategia. Las empresas tendrán que adaptarse a los cambios en el comportamiento de los clientes, con enfoques flexibles para ampliar y satisfacer la demanda.

Una cadena de suministro flexible, cuando es eficiente, ayuda a reducir costes, mejora el servicio, reduce el riesgo e impulsa la ventaja competitiva de una empresa.

A medida que aumenta el consumo, se espera que más empresas apliquen procesos respetuosos con el medio ambiente. A partir de 2022, es probable que las empresas apliquen una gestión más ecológica e integren procesos medioambientales sostenibles en la cadena de suministro tradicional, lo que puede incluir el diseño de productos, el abastecimiento y la selección de materiales, la fabricación y la producción, el funcionamiento y la gestión del final de la vida útil.

Al satisfacer la demanda de los consumidores de entregas rápidas y transparentes, otra tendencia para el futuro de la cadena de suministro es que los minoristas y las empresas de logística se unan como socios, centrándose en hacer la mejor entrega de última milla.

La tecnología disponible en la actualidad permite adaptarse al mercado y hacer frente a imprevistos como tráfico, problemas de ruta, imposibilidad de entregar pedidos, etc. En este escenario, la utilización de inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático beneficiará y definirá al líder de la cadena de suministro en 2022.

Las empresas dependen de conductores para mantener su cadena de suministro en funcionamiento. Por ello, deben invertir en estrategias de retención de conductores con la mejora de los salarios y de las condiciones de seguridad, entre otros aspectos laborales.

Otra tendencia es ofrecer aplicaciones (APP) para simplificar la vida de los conductores y aumentar su eficiencia en el trabajo. Esta tecnología, probablemente, se traducirá en conductores más felices que permanecerán en las empresas por más tiempo.

El sector evoluciona y seguirá haciéndolo en 2022 y en adelante. En el futuro cercano, el principal objetivo de las cadenas de suministro será mejorar su resistencia a los imprevistos. Para las empresas será esencial ser relevantes y estar al tanto de las tendencias globales de la cadena de suministro a medida que crece la demanda.

Bolivia en el desarrollo de su comercio exterior hasta junio de esta gestión, tuvo un crecimiento de 30% en las exportaciones y de 15% en las importaciones, lo que genera una balanza positiva para la economía.

No obstante, este buen comportamiento en el comercio exterior de Bolivia, tiene el costo logístico más caro de Latinoamérica, debido a su condición geográfica y a consecuencia de las interrupciones en las carreteras, ocasionadas por los conflictos sociales.

En este marco, los acuerdos con países de la región son vitales para el desenvolvimiento del comercio exterior boliviano. Es vital tener mejores condiciones porturias con mayor autonomía que brinden al país competitividad y efectividad, sumado a la generación de una manufactura que sea competitiva dentro del mercado externo y podamos competir con materia prima con valor agregado y dejar de ser tomadores de precios para convertirnos en ofertantes de productos más elaborados dentro de los mercados globales.

Max Baldivieso es periodista

Facebook Comments

Latest from Blog