Max Baldivieso – Desafíos económicos globales: Bolivia mantiene estabilidad en medio de la inflación y problemas de suministro

76 views
7 mins read

En un contexto internacional complejo, la economía regional enfrenta desafíos significativos, como la persistencia de la inflación en los precios internos de los alimentos y las dificultades en las cadenas de suministro debido a eventos geopolíticos y climáticos. A pesar de estas condiciones adversas, Bolivia destaca por mantener una relativa estabilidad económica. Su Índice de Precios al Consumo (IPC) muestra un crecimiento moderado, con una inflación acumulada en 2024 del 0,28 %. Este logro se atribuye a un mercado interno sólido y un modelo económico de integración productiva que han permitido al país mantenerse resiliente y en crecimiento, protegiendo el poder adquisitivo de sus ciudadanos. Además, se observa un aumento generalizado en la contribución tributaria de diversos sectores económicos, lo que sugiere una recuperación económica consistente y sostenible en Bolivia.

En un escenario internacional marcado por la complejidad, la economía regional enfrenta diversos desafíos que ponen a prueba su estabilidad. Uno de los principales obstáculos es la persistencia de la inflación de los precios internos de los alimentos, que sigue siendo alta en la región. Este fenómeno se ve exacerbado por dificultades en las cadenas de suministro, causadas principalmente por eventos geopolíticos y climáticos.

El recrudecimiento de la guerra en el Este de Europa, la crisis en Palestina y la sequía observada en el Canal de Panamá han generado interrupciones significativas en el desplazamiento de mercancías, lo que ha provocado un encarecimiento de los suministros para la industria. Esta situación se refleja en la región, donde se observan niveles de inflación superiores al 5 % en muchos países.

En términos reales, la inflación de los precios de los alimentos ha superado la inflación general en la mayoría de los países, lo que representa un desafío adicional para la economía regional. Los precios de productos básicos como el maíz, el trigo y el arroz han experimentado fluctuaciones significativas en los últimos años, con aumentos y disminuciones que impactan en la estabilidad de precios a nivel local.

Por otro lado, en medio de este panorama desafiante, Bolivia destaca por mantener una relativa estabilidad económica. A pesar de la presión inflacionaria global, el Índice de Precios al Consumo (IPC) muestra una variación mensual del 0,2 %, con una inflación acumulada en 2024 del 0,28 %. Esta situación se ve respaldada por un aumento del 1,1 % en los precios de Ocio y Cultura, que contrasta con el descenso de los precios de Transporte del -0,7 %, mientras que los alimentos y bebidas no alcohólicas registraron un descenso del -0,03 %.

Este escenario de estabilidad en Bolivia es resultado del mercado interno sólido y de políticas de integración productiva que han contribuido al crecimiento sostenible del país. Aunque el contexto económico global presenta desafíos significativos, Bolivia demuestra su capacidad para mantenerse resiliente y en crecimiento, protegiendo así el poder adquisitivo de sus ciudadanos y consolidando su posición como una economía estable en la región.

Otro elemento alentador es la datos reflejan un crecimiento generalizado en la contribución tributaria de diversos sectores de la economía boliviana, lo que sugiere una tendencia positiva en términos de actividad económica y recaudación fiscal. Este aumento en los ingresos tributarios puede ser un indicador de una recuperación económica sólida y sostenible en el país.

El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) ha publicado un informe que revela un notable incremento en el pago de impuestos por parte de varios sectores económicos durante el período comprendido entre febrero de 2023 y febrero de 2024. Estos datos reflejan un impulso significativo en la recaudación tributaria, lo que sugiere un panorama alentador para la economía del país.

El sector de Transporte y Almacenamiento registró un incremento sustancial en el pago de impuestos nacionales, pasando de Bs 119,5 millones en febrero de 2023 a Bs 172,5 millones en febrero de 2024, lo que representa un crecimiento del 44,4 %, equivalentes a Bs 53 millones adicionales. Asimismo, el sector de Comercio también experimentó un aumento considerable, elevando sus contribuciones tributarias de Bs 382,1 millones a Bs 426,3 millones en el mismo período, lo que equivale a un crecimiento del 11,6 %, sumando Bs 44,2 millones más.

Además de estos sectores destacados, otros segmentos económicos también han contribuido significativamente al aumento de la recaudación tributaria. Por ejemplo, el sector de Servicios Financieros registró un incremento del 1,5 %, alcanzando Bs 255,7 millones en febrero de 2024. Del mismo modo, el sector de Bebidas experimentó un crecimiento del 1,8 %, llegando a Bs 205,9 millones en el mismo período.

Entre los sectores que mostraron un crecimiento más significativo se encuentran Minerales Metálicos y No Metálicos, con un incremento del 63 %, alcanzando los Bs 100,1 millones en febrero de 2024. Sustancias y Productos Químicos también destacaron con un aumento del 17,3 %, llegando a Bs 44,8 millones en el mismo período.

Max Baldivieso es periodista

Facebook Comments

Latest from Blog