/

Xi Jinping asegura tercer mandato como secretario general del Partido Comunista

128 views
20 mins read

«Fui reelegido como secretario general del Partido Comunista de China (PCCh)», dijo el presidente Xi Jinping en el salón dorado del Gran Palacio del Pueblo, en el centro de Pekín. El hecho se dio ante un centenar de medios de comunicación y periodistas locales y extranjeros que fueron autorizados para presenciar el hecho.

La ratificación fue hecha por el nuevo Comité Central que fue elegido horas después del cierre del XX Congreso Nacional del PCCh el día anterior. De esa forma, el mandatario asegura estar en lo más alto del poder del partido más grande de su tipo en el mundo y la agrupación política que dirige al gigante asiático.

El encuentro con la prensa —como fue llamado— se dio desde el mediodía (hora local) en un salón del Gran Palacio del Pueblo, en el centro de Pekín. Durante las últimas 48 horas, se les pidió a los periodistas realizarse cinco pruebas PCR de covid-19. Pese a que la noticia de la segunda reelección de Xi Jinping ya había sido entendida por la opinión pública y la sociedad internacional, lo cierto es que hasta este domingo fue confirmada de forma oficial.

El evento comenzó cuatro minutos después de lo programado. A las 11:58 de la mañana (hora local), una señora puso los papeles del discurso del mandatario sobre el atril café que acostumbra rodear al presidente. Solo había una bandera de China y una pared roja artificial que daba la bienvenida a los periodistas en chino e inglés. A las 12:04 p. m. (hora local), dos presentadores —uno para cada idioma— dieron instrucciones y anunciaron la llegada del nuevo Secretario General y del Comité Permanente del Buró Político.

“Celebramos la primera sesión plenaria del XX Comité Central del Partido Comunista de China, elegimos un nuevo liderazgo del Comité Central y me eligieron a mí para continuar sirviendo como Secretario General”, afirmó Xi. Y continuó: “Me gustaría presentarles a los otros seis colegas del Comité Permanente: Li Qiang, Zhao Leji, Wang Huning, Cai Qi, Ding Xuexiang y Li Xi”.

El tono del corto discurso del presidente estuvo enfocado en el “agradecimiento” al partido y al pueblo chino. Además, reiteró su llamado para “trabajar” para convertir a China en un estado socialista moderno y volvió a hacer hincapié en que “el mundo actual enfrenta desafíos sin precedentes”, instó para que “el mundo trabaje en conjunto para crear un futuro mejor” y aseguró que “el mundo necesita a China”. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, felicitó al mandatario y le dijo que “espera estrechar lazos” con el gigante asiático, de acuerdo con AFP.

Tercer mandato inédito

Xi Jinping ha estado a la cabeza del PCCh desde 2012 y esta nueva ratificación en el cargo lo mantendrá al menos cinco años más en el poder, algo inédito en la historia reciente del país más poblado del mundo. El único líder que había tenido un mandato superior a dos mandatos había sido Mao Zedong, el fundador de la República Popular de China y quien fue presidente del PCCh —cargo abolido— desde 1943 hasta 1976, año en que murió.

El hecho de asegurar por tercera vez consecutiva ser el núcleo y líder máximo del partido de 97 millones de miembros rompe una norma no estricta que había sido adoptada desde los tiempos del líder reformista, Deng Xiaoping, cuando se estableció que los mandatos se deberían limitar a máximo diez años, divididos en dos legislaturas de cinco años, y se debía elegir a los posibles sucesores al comienzo del segundo periodo a través de su inclusión en el Comité Permanente del Buró Político.

El único líder que había tenido un mandato superior a dos mandatos había sido Mao Zedong. Foto: EFE

“El mensaje que envía el congreso sobre el liderazgo de Xi es que es incuestionable”, dice Andrew Chubb, docente investigador y miembro del Centro de Análisis de China del Instituto de Políticas de la Sociedad Asiática. “La segunda reelección significa que se mantendrá la dirección conservadora que ha tomado Xi Jinping y el énfasis en la centralización”, asegura Stephen Chan, autor y profesor de Política Mundial en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

David Castrillón Kerrigan, docente investigador de la Universidad Externado, lo explica de esta forma: “La reelección de Xi Jinping tiene dos mensajes centrales: primero, el pueblo chino confía en el liderazgo del PCCh con Xi Jinping en el centro. Es decir, nos muestra que a pesar de que el sistema chino no es un sistema democrático al estilo occidental, es un sistema que goza de legitimidad”. Y agrega: “En segundo lugar, China va a continuar en la senda que ha venido recorriendo recientemente. No va a haber cambios drásticos en la política china ni en su política exterior ni en su política doméstica. China continuará siendo el país que ha sido en la última década: con un gran poder abanderado del multilateralismo, del orden internacional, basado en reglas, con un comercio libre y abierto”.

El nuevo Buró Político está conformado por 24 miembros, uno menos que el quinquenio anterior. Además, es la primera vez en 25 que no hay una mujer en ese selecto grupo. Entre los cambios más notorios en el Comité Permanente está que no aparece Li Keqiang, premier actual y segundo en la cúpula del partido y del Estado, de 67 años. Tampoco están Li Zhanshu, presidente de la Asamblea Nacional Popular, de 72 años, ni Han Zheng, viceprimer ministro, de 68 años, quienes por edad no pueden continuar.

La otra sorpresa para varios analistas fue la salida de Wang Yang, el presidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, de 67 años, quien sonaba con fuerza para un posible remplazo de Li Keqiang.

Enmiendas a estatutos del partido

El sábado, el Congreso Nacional del PCCh presentó al nuevo Comité Central, conformado por 205 miembros y 171 miembros alternos, y la Comisión Central de Inspección Disciplinaria, con 133 miembros, que regirán el próximo lustro.

La resolución final, a la que tuvo acceso EL TIEMPO, da cuenta de una serie de enmiendas a los estatutos del partido político para ratificar y encumbrar el ‘pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas de la nueva era’ —como se cataloga a su ideología—, lo que pavimenta su continuidad en el poder.

El documento señala que se “debe defender más conscientemente la posición de Xi Jinping como núcleo del Comité Central y de toda la organización, así como la autoridad y la dirección centralizada y unificada del Comité Central del Partido, nucleado en torno a Xi Jinping, e implementar todos los aspectos de su pensamiento”.

Hace cinco años, el nombre del pensamiento del mandatario había sido incluido en los estatutos del PCCh, algo que solo había sucedido con el pensamiento de Mao Zedong y la teoría de Deng Xiaoping. Los postulados de otros líderes han sido remarcados, pero sin mencionar sus nombres.

Así las cosas, en los estatutos quedaron inscritas las ‘dos determinaciones’ que establece a Xi Jinping como núcleo del Comité Central y de todo el PCCh, y pone “rectora” a su pensamiento. También las políticas económicas planteadas por el mandatario.

Ideología y poder

En la última década, el presidente Xi Jinping ha liderado una serie de transformaciones políticas, económicas y sociales en China. Su pensamiento sobre el socialismo con características chinas de la nueva era contempla 14 principios políticos en los que se hace énfasis en la primacía del Partido Comunista de China, el Estado de Derecho —o imperio de la ley— y en que “el país es el pueblo y el pueblo es el país”.

En el discurso que dio el domingo 16 de octubre en el Gran Palacio del Pueblo para abrir el XX Congreso del Partido Comunista hizo hincapié en que uno de los mayores logros de la última década fue la eliminación de la extrema pobreza. El Banco Mundial aseguró que de los 770 millones de chinos en está condición en 1978, el país pasó a 82 millones en 2013 y a 6 millones en 2019.

Y por esa vía se han trazado dos metas para la “construcción de un país socialista moderno”, algo en lo que ha insistido Xi Jinping. Desde 2020 hasta 2035, se adelanta la fase para el “cumplimiento básico” de la “modernización socialista”, y de 2035 a mediados de siglo, la transformación y revitalización de la nación china, señaló el mandatario.

Entre las posturas y determinaciones de Xi ha estado impulsar el principio de ‘Un país, dos sistemas’ para Hong Kong y Macao, y el de ‘Una sola China’. También se ha opuesto de forma contundente ante la ‘independencia de Taiwán’, algo que fue incluido en los estatutos del PCCh tras el congreso que terminó el sábado.

No parece que habrá grandes cambios en materia de política exterior con la ratificación de Jinping como primer mandatario. Foto: David López, Enviado Especial a Beijing

Sobre este tema, ha sido enfático en rechazar “interferencias extranjeras” y reafirma una política exterior de diplomacia pragmática con la máxima de que cada país debe ocuparse de sus asuntos internos y de respetar la soberanía nacional e integralidad de los territorios.

En cuanto a asuntos económicos, Xi Jinping y el PCCh han establecido un sistema de circulación dual, en donde el mercado interno es el relevante y se impulsa de forma mutua con el mercado externo. Además, abanderó la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), un proyecto económico y comercial con el que se busca conectar a través de una ruta marítima y otra terrestre a China, Asia, Europa y América Latina. Además, los conceptos de ‘seguridad’ y ‘desarrollo’ han marcado los ejes de sus políticas.

“Xi Jinping ha promovido lo que él llama ‘seguridad integral’, un concepto extremadamente amplio que cubre una lista cada vez mayor de categorías; algunas son familiares para los observadores en otras partes del mundo, como la seguridad militar, ecológica, alimentaria y cibernética. Otros elementos son mucho más amplios, como «seguridad cultural», «seguridad científica y tecnológica», «seguridad en aguas profundas» y «seguridad polar», explica Andrew Chubb. Sin embargo, “esta expansión en el alcance de la ‘seguridad’ legítima ampliaciones de los poderes del Estado frente a la sociedad”, asegura el investigador.

Otra de las banderas del mandatario chino ha sido la lucha anticorrupción bajo la premisa de “golpear a los tigres, aplastar a las moscas y perseguir a los zorros”. El portavoz para el XX Congreso del PCCh, Sun Yeli, dijo que en la última década se investigaron más de 4,5 millones de casos de corrupción y unas 4,4 millones de personas fueron sancionadas.

En cuanto al covid-19, analistas aseguran que la política de ‘covid cero’ que el mandatario y el PCCh instauraron en el país seguirá vigente por varios meses más hasta que “China esté satisfecha de haber derrotado la enfermedad” —dice Stephen Chan— “Una vez que la producción china vuelva a su velocidad máxima después de que termine oficialmente el covid, es decir, cuando finalicen las restricciones, Occidente volverá a sentirse económicamente desafiado”.

¿Qué sigue después?

El sistema político en China es diferente al que se aplica en varios países de Occidente. Lo que se determinó en los últimos días fue la conformación del Partido Comunista, que es el que dirige al gigante asiático, para el próximo lustro.

Aunque no hay una norma obligatoria que lo establezca, los miembros del Comité Permanente del Partido Comunista (PCCh) son quienes ocupan los más altos cargos del Estado, pues forman parte de la agrupación política dirigente del país asiático. Así las cosas, el secretario general —o número uno del partido— también suele ser el presidente de la República Popular de China y el presidente de la Comisión Militar Central.

En medio de la conferencia de prensa de aceptación del cargo por tercer vez. Foto: David López, Enviado Especial a Beijing

Ahora bien, en 2018, una modificación en la constitución nacional eliminó el límite de dos periodos para gobernar el país, lo que significa que Xi Jinping también sería reelegido por segunda vez en el cargo más alto del Ejecutivo.

El número dos del Comité Permanente es el premier —a veces llamado primer ministro— y el número tres, el presidente de la Asamblea Nacional Popular (ANP) —el órgano legislativo—. De ahí para abajo, en orden jerárquico, los miembros del PCCh forman parte de la mayoría de instituciones y entidades públicas del país.

Los cargos centrales del Estado (presidente, vicepresidente y premier) son elegidos de forma oficial por el parlamento chino cada cinco años durante la primera reunión del año, que está proyectada para marzo del 2023.

Cabe aclarar que la elección de los miembros de la ANP dura varios meses y es a través de sufragio indirecto. Las personas habilitadas para votar eligen a los representantes de su congreso local. Ellos a su vez, determinan quiénes los representarán en congresos de las provincias, y estos últimos seleccionan a los candidatos al Congreso Nacional. En la actualidad tiene 2.980 miembros, de los cuales al menos el 70 por ciento pertenece al Partido Comunista de China.

Publicado en: El Tiempo

Facebook Comments

Latest from Blog