Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Un marbete que calla a Villegas

Andrés Gómez Vela
Tanto gobiernos fascistas, socialistas como imperialistas le ponían un marbete anticipado a la persona que querían callar. Primero lo llamaban traidor, sepulturero de la revolución o enemigo de la Patria o comunista y luego lo dejaban hablar cuando sus palabras ya no le pertenecían, pues, ya correspondían al traidor, al sepulturero o al enemigo. Pegaban la etiqueta (hoy proceden igual) a través de los medios con el objetivo de sellar la boca de un testigo clave o político que tenía valiosa información.
Algo parecido acaban de hacer con Boris Villegas, quien, según buenas fuentes gubernamentales, participó en hechos clave como los casos Porvenir, Terrorismo, Caranavi y Chaparina. Es decir, es una persona que sabe los detalles que demanda conocer la sociedad boliviana desde hace tiempo: ¿Quién precipitó la masacre del Porvenir? ¿Hubo masacre o montaje en el caso terrorismo? ¿Quién mató a los dos jóvenes caranaveños? ¿Quién ordenó la represión a los indígenas marchistas? 
Una fuente vinculada a la Policía comentó que Villegas tiene “L-A  I-N-F-O-R-M-A-C-I-O-N”. “Su silencio vale oro”, aseguró.
¿Será que por eso se adelantaron en ponerle una etiqueta? Acaban de llamarlo, nada más ni nada menos, que Agente de la CIA (Central de Inteligencia de Estados Unidos) en un titular de apertura de un periódico paceño. ¿Será agente? “No creo, imposible”, dice otra fuente policial.
Sea o no sea, lo evidente es que a partir de ahora, para el imaginario popular, ya no hablará Boris Villegas, el exdirector jurídico del Ministerio de Gobierno y hombre de confianza de al menos tres ministros de esa cartera de estado, sino el agente de la CIA.
Vale decir, todo lo que diga saldrá de la boca de un agente de la CIA y ya no de Boris Villegas. Acaban de “matar” al exdirector jurídico y dar nacimiento al Agente infiltrado. 
Si hoy se le ocurre hablar a Villegas y revelar por ejemplo ¿qué es lo que pasó realmente en el caso Porvenir? ¿Qué es lo que sucedió en el caso terrorismo? o ¿Quién ordenó la represión en Chaparina? Los aludidos responderán, “ve, es agente de la CIA”, por tanto, todo lo que diga, sale de la “boca de un enemigo del gobierno boliviano” y ya no del exdirector jurídico. Ergo, dirán, Estados Unidos usa la Red de Extorsionadores para desprestigiar al gobierno de Evo Morales. Eso dirán, acuérdense de mí, diría mi abuela Victoria.  
Es una estrategia muy usada para segar fuentes. En este caso, al menos hasta ahora, Villegas está de acuerdo en callar después de haber sido involucrado en la red de extorsionadores. Él sabe muy bien que su principal carta de negociación para no caer hasta el fondo es su silencio, aunque decidieron adelantarse, por si acaso, colgándole la etiqueta de Agente de la CIA.

Facebook Comments

Related posts