Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

De ética y moral…

No resulta fácil tomar la palabra en una universidad secuestrada por el poder omnipresente de la primera autoridad. Sin embargo, en mi condición de mujer libre y autónoma, no puedo sino reaccionar ante la entrevista que ofreció el rector a los medios de comunicación en “Tiempo Universitario.”

“Tengo el derecho moral, asegura Juan Ríos, de elegir a quién me va a acompañar”. Fundamenta su aseveración en el hecho que él y la Lic. Albornoz fueron elegidos en octubre del 2016, como una sola fórmula y que, por consiguiente, nadie que no fuera de su propio “frente” tendría la ética o la moral de presentarse a la elección para Vicerrectora.
Esta afirmación tiene sentido únicamente en el imaginario de un personaje que “posee” a las personas y que considera la universidad como su propiedad privada. Las cosas son suyas, las personas también. No puede concebir, entonces, que una “extraña” pretenda quitarle lo que es SUYO, por derecho (divino, supongo).
Sucede que yo no soy una intrusa, ni una extraña y menos una inmoral. Si el rector reclama el derecho de que su frente lo posea todo, sin ninguna interferencia, no debió nunca haber sacado una convocatoria pública, que habilita a toda la comunidad universitaria de docentes titulares. 
No lo hizo de manera inocente, sin embargo. Incluyó en esa convocatoria un requerimiento anti estatutario e ilegal orientado, precisamente, a evitar que yo me presente como candidata.
No debemos olvidar que Juan Ríos llevó al Consejo Universitario la convocatoria cuidadosamente armada, con comité electoral incluido y que, en ese escenario, su aceptación fue unánime, a pesar de contener elementos atentatorios a la norma. Como en las anteriores oportunidades, los miembros de ese Consejo que, en los propios términos del rector, le pertenecen (“tengo a todos los consejeros universitarios, me comentó”), aprobaron el paquete sin ninguna observación.
No solo eso. Juan Ríos afirmó a los medios, con total contundencia, que yo soy “representante de Rolando López.” No comprendo a través de qué proceso mental o de otro tipo, puede verter semejante afirmación. A menos que yo le hubiera llevado una nota escrita, firmada por López, designándome como su representante, Ríos no puede hacer aseveración tal. ¿Será que piensa que las mujeres necesitamos de un hombre para tomar la palabra y la iniciativa?
Sin embargo, más allá de esta descomunal impertinencia, no me preocupan las aseveraciones del rector… Comprendo lo que le sucede. No solo que es el poseedor de todo y de todos en nuestra Universidad, sino que tiene algún conflicto particular con algunas personas… Nada de eso me toca, ni me incumbe.
No está demás reiterarle a Juan que yo soy una mujer libre y autónoma. Que yo no le pertenezco a nadie y, menos, a él. Que estoy muy por encima de sus procedimientos mezquinos y ridículos y que, contrariamente a lo que él piensa, yo no considero que una elección sea una guerra. Se lo dije el lunes, en su oficina, yo soy una romántica perdida que todavía cree que esta universidad se puede salvar. Y que, donde él lance balas, yo no tengo más que recordarle que mi candidatura nunca tuvo la intención de ser “oposición.” Se lo expliqué también; yo tengo una trayectoria limpia y eficiente en la UMSS, que él podría aprovechar en aras de una gestión exitosa, al término de los 3 años que quedan de SU gestión.
Le aseguré, y lo repito, que mi candidatura tiene la intención de traer equilibrio, paz, respeto y diálogo a la Institución. Que pretende priorizar y poner en orden la gestión académica que se encuentra en pleno proceso de descomposición. Que ofrezco propuestas, trabajo eficiente e inteligente, que brindo generosamente mi tiempo y mi estabilidad emocional para una institución que es de todos, no mía, por supuesto. Que no concibo el pernicioso hábito de “frentes” políticos para gestionar una universidad. Que creo en el amor, la responsabilidad y el reconocimiento hacia la institución que me formó, que me permitió vivir bien, hacerme una casa y comprarme un auto…
Es urgente cambiar la lógica del amo y del esclavo que sigue funcionando en la Universidad. Es hora de pensar en la libertad; de alentar el pensamiento crítico, de permitir los disensos… Es tiempo de transformarnos como personas… Volver al SER. Pero, claro, esta no es empresa de una persona. Es tarea de todos. Quizá no es el tiempo… Tal vez llegue algún día… No olvidemos lo que dijo Lacan: no hay amo sin esclavos.
Elena Ferrufino Coqueugniot
Candidata a Vicerrectora

Facebook Comments

Related posts