Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

UNFPA alerta sobre la falta de una política pública para proteger a huérfanos por feminicidio
Actualidad

UNFPA alerta sobre la falta de una política pública para proteger a huérfanos por feminicidio 

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Bolivia, a partir de un estudio realizado en el departamento de Chuquisaca, alerta sobre la ausencia y la urgencia de impulsar una política pública que permita atender y proteger a las y los hijos de las víctimas de feminicidio, por la situación de alta vulnerabilidad en la que se encuentran después de que han quedado en la orfandad.

El “Estudio sobre niñas, niños y adolescentes huérfanos por feminicidio en el departamento de Chuquisaca”, realizado por el Centro Juana Azurduy con el apoyo de UNFPA, analiza las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes huérfa¬nos por casos de feminicidio ocurridos en Chuquisaca entre 2013 y 2018 (19 feminicidios, de los cuales en 12 casos la víctima tenía hijos e hijas).

El documento señala que en la reflexión y el análisis del feminicidio hay víctimas invisibles, las hijas y los hijos de las mujeres asesinadas, niños, niñas, adolescentes, que no solo tienen que sobrevivir en la orfandad materna, sino que, muchas veces, son objeto de disputas legales.

El estudio analiza el proceso de reu¬bicación familiar de los/as menores que es altamente complejo. Para la asignación de la guarda legal, la Defensoría debe hacer las evaluaciones del niño, niña o adolescente y buscar a la familia ampliada para el acogimiento de emergencia. Si no se encuentra familia ampliada, sólo como última medida, se solicita el acogimiento tem-poral en un hogar de acogida.

UNFPA afirma que el estudio permitirá la reflexión necesaria sobre la situación de desamparo y falta de protección desde el Estado hacia estas y estos hijos e hijas de las víctimas de feminicidio y hace un llamado a impulsar políticas de protección urgentes y medidas que permitan el ejercicio pleno de sus derechos.

Según el oficial de proyectos del UNFPA en Chuquisaca, Rolando Encinas, la investigación también evidencia la vulneración a los derechos de esta población con el componente adicional de que sufren revictimización por el sistema de justicia.

“Los huérfanos son una población altamente vulnerable que en muchas ocasiones quedan bajo tenencia del victimador de su madre”, complementó Encinas.

UNFPA, como parte del Sistema de Naciones Unidas, trabaja en la promoción de los derechos sexuales y reproductivos, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.
Historias de niños huérfanos.

Caso 1:

– Tres hermanos, un adolescente de 15 años, una niña de 8 y un niño de 5. Perdieron a su madre en 2015, es decir, cuando tenían 11, 4 y 1 año respectivamente. Fue asesinada por su esposo y padre de sus hijos. A pesar del que el autor ya fue sentenciado por feminicidio, apeló a la sentencia, por lo que vive en detención domiciliaria. Sus hijos e hija viven con él.

Los abuelos maternos solicitaron su guarda legal seis meses después del asesinato de su hija. Hasta el momento, el pro¬ceso liderado por Defensoría se ha centrado en visitas graduales de los niños a sus abuelos. Sin embargo, la dinámica ha sido conflictiva dadas las disputas constantes entre los abuelos maternos y el padre. Se trata de una familia económicamen¬te solvente, por lo que no manifiestan mayores limitaciones en lo que respecta a la manutención de los niños y la niña.

Caso 2:
Seis hermanos perdieron a su madre por feminicidio en 2014. Son cuatro hermanas que hoy en día tienen 30, 25, 17 y 12 años, y dos hermanos de 20 y 15 años. Un mes antes del feminicidio de la madre a manos de una pareja que había conocido recientemente, el padre de sus hijos/as había fallecido como consecuencia del alcoholismo.

La hija mayor tuvo que asumir la responsabilidad de su propio hijo y sus cinco hermanos/as, puesto que no tenían familia ampliada. Hasta hace unos meses, vivieron siempre los siete en un cuarto alquilado, sin camas ni colchones, dormían y comían en el piso. Durante los primeros ocho meses recibieron aporte económico de una entidad privada, no obstante, no tuvieron una buena experiencia con la organización, por lo que renunciaron a la ayuda. La hija mayor trabajó en diferentes oficios, incluyendo el aseo doméstico, para sostener a sus hermanos/as y su hijo.

La hermana que ahora tiene 25 años no pudo trabajar, después de la muerte de su madre enfermó de tuberculosis crónica, por lo que estuvo hospitalizada más de siete meses. Actualmente, reciben el apoyo de la pareja de la hermana mayor, en su casa viven ella y los hermanos de 12, 15 y 17 años – todos ellos asisten al colegio –.

El hermano de 20 años estuvo en un cuartel de la policía del que recientemente salió y ahora vive independiente. La hermana de 25 años vive con su pareja y sus dos hijos. Han enfrentado grandes limitaciones económicas, pero dicen que después de cinco años, ya han logrado organizarse un poco mejor.

Facebook Comments

Related posts