Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Revise el acuerdo que 8 dirigentes cocaleros firmaron e incumplieron para duplicar la coca en el Chapare y el TIPNIS 

“Se acuerda la reducción de todos los cultivos de coca en todo el trópico de Cochabamba, hasta un límite de 3.200 has, hasta conocer los resultados del estudio de la demanda del consumo legal de la hoja de coca (sic)”, dice el acta de entendimiento firmado entre los dirigentes cocaleros del trópico de Cochabamba y el gobierno de Carlos Mesa, en octubre de 2004.

El mismo documento señala, en su punto 6, que “esta superficie de coca se distribuirá entre los 23.000 afiliados de las seis federaciones, incluyendo el área colonizada del Isiboro Sécure” (Polígono 7 – TIPNIS).

El 5 de noviembre de 2013, el entonces jefe de bancada del MAS en la Asamblea de Cochabamba y dirigente de los cocaleros del Chapare, Édgar Torres, declaró a radio Pio XII que «el estudio preliminar que hizo la Unión Europea dice que sólo debe haber 6.000 hectáreas”.

El 12 de noviembre de 2013, el entonces senador masista Eugenio Rojas, tras una reunión en Palacio, dijo que Bolivia necesitaba 14.705 hectáreas.

De este total, según la Ley 1008 vigente en ese momento, 12.000 hectáreas debían estar en la zona tradicional de los Yungas y sólo 2.705 en el Trópico.

El representante en Bolivia de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), César Guedes, dijo el 8 de noviembre de 2011, basado en datos de la Dirección General de Coca e Industrialización (Digcoin), que el 94% de la coca del Chapare era desviado al narcotráfico. Desde entonces, diferentes informes anuales ratificaron esos datos.

En octubre de 2010, la agencia EFE informó que Morales reconoció que los cocaleros de los sindicatos que él dirige desvían la hoja al narcotráfico, e incluso les regañó porque piden aumentar el número de hectáreas cultivadas.

Sin embargo, en febrero de 2017, Morales promulgó la Ley General de la Coca para “legalizar” 7.700 hectáreas de cultivos en favor de sus bases, pese a que 13 años antes había comprometido sólo 3.200 hectáreas, pese a que el estudio de la coca arrojó sólo 2.704 hectáreas para esa región y pese a que el 94% de la coca producida es desviada al narcotráfico.

Otro compromiso que asumieron en aquel entonces ocho dirigentes cocaleros de las seis federaciones del trópico de Cochabamba fue la erradicación total de la coca en los parques nacionales.

“Se acuerda que toda la coca existente en los parques nacionales Isiboro Sécure y Carrasco será totalmente reducida”, dice el documento del 3 de octubre de 2004.

“Yo estimo que hay más de 17.000 hectáreas en el trópico de Cochabamba, incluidos el TIPNIS y Parque Carrasco”, dijo a RimayPampa una persona que fue testigo de la firma de este documento.

Facebook Comments

Related posts