Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

No le dijeron, no le orientaron 

Por: Julio Linares Calderón*

«Si hace seis, siete años algunos especialistas médicos nos hubieran dicho que va a crecer este tema de cáncer, ya hubiéramos terminado la construcción», comunicó el Presidente Morales al público que presenciaba el acto de inicio de la construcción de una infraestructura de salud en La Paz.

«Necesitamos su orientación, porque últimamente aparecen nuevas enfermedades… tal vez no hemos previsto oportunamente por falta de orientación, recién ahora (estamos) invirtiendo en hospitales», admitió luego.

Nadie le dijo al Presidente, nadie lo orientó.

Nadie le dijo al Presidente que en los últimos diez años, el porcentaje de inversión en salud no sobrepasó del 5% del total de la inversión pública; es más, que la inversión en el Sector Social no pasó del 25% del total.

Nadie le dijo al Presidente que del total destinado a Salud en el Presupuesto General del Estado, sólo alrededor del 30% va a inversión y que el resto cubre prioritariamente sueldos.

Nadie le dijo al presidente que su programa estrella: “Bolivia Cambia, Evo Cumple”, destinó entre 2007 y 2017, tres veces más para canchas de césped sintético y coliseos que en infraestructura de salud.

Nadie le dijo al Presidente, que la informalidad laboral causa que sólo alrededor del 25% de los trabajadores del país puedan afiliarse a la Caja Nacional de Salud; y que además es una institución plagada de problemas, que no pasó del 60% de ejecución presupuestaria en los últimos tres años, y que, para finalizar, tiene a un dirigente minero como Presidente del Directorio.

Nadie le dijo al Presidente, que el departamento de Pando no cuenta con un Hospital Público de Tercer Nivel.

Nadie le dijo al Presidente, que hospitales como el de Sipe Sipe, en Cochabamba; Achacachi o Pucarani, en La Paz; construidos con el Programa Evo Cumple, están al borde de caerse, sin médicos suficientes, equipos e inmobiliario.

Nadie le dijo al Presidente, que la Ley Marco de Autonomías delegó desde a las gobernaciones departamentales, desde el 2010, la responsabilidad de proporcionar infraestructura, equipamiento e insumos a los hospitales de Tercer Nivel, sin incrementarles un solo boliviano más a sus paupérrimos presupuestos.

Nadie le dijo al Presidente, que el Complejo Hospitalario más grande del país, que está en la zona de Miraflores en La Paz, carece de mobiliario, insumos para cirugías y medicamentos para los pacientes.

Nadie le dijo al Presidente, que a pesar de esas carencias, los pacientes tienen que estar desde las cuatro de la madrugada para poder adquirir una ficha y poder ser atendidos.

Nadie le dijo al Presidente, que los 270 millones de bolivianos gastados en su nuevo Palacio, podrían haber paleado estos tremendos problemas sociales.

Nadie le dijo al Presidente, que el problema no sólo es con los enfermos de cáncer, es con todo el Sistema de Salud, que está colapsado.

Nadie le dijo al Presidente, por tanto, que no debería apuntar sólo a multimillonarios proyectos de construcción de Hospitales de Cuarto Nivel, sin antes solucionar el problema histórico de las grandes dificultades y carencias en las atenciones de emergencia, cirugías menores, cantidad de camas, médicos y medicamentos; que luego de doce años de gestión, no fue solucionado.

Nadie le dijo al Presidente, que por su larga gestión pasaron siete “especialistas en salud” que dirigieron el Ministerio y debieron haberle orientado.

En realidad, alguien sí se lo dijo, bastantes veces, fue el Padre Mateo Bautista, que desde Santa Cruz comenzó una campaña para incrementar la inversión en salud. Lo llamaron mentiroso y lo descalificaron. Luego se fue, después de trece años de estadía en el país.

Seguramente el Presidente sí conoce eso, seguramente sí le dijeron.

*Julio Linares es investigador del CEDLA

Facebook Comments

Related posts