Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

MASsmedia 

Andrés Gómez Vela
Para controlar el poder no basta controlar los poderes político y económico, es esencial, aunque no determinante, controlar el poder mediático. Después de tomar Palacio, los políticos, generalmente, se preocupan por tomar los medios para hacer un masaje mental al quinto poder, es decir a usted. Bajo esa óptica creen que quien controla los mass media controla a la gente, aunque la historia ya demostró, en varias ocasiones, que pueden controlar los medios, pero no la realidad.
Como los medios justifican los fines, los partidos han creado, fundado, comprado o expropiado radios, canales de televisión o periódicos para difundir su ideología, fabricar y hasta falsear realidades.
Una de las agrupaciones más antiguas que tienen un medio es el Partido Obrero Revolucionario (POR). Su periódico “Masas” difunde desde 1954 su ideología y batalla con ideas.  Aunque su circulación no es regular, ya es parte de la historia del periodismo, basta revisar tesis universitarias.
Otros partidos crearon medios no sólo para difundir ideología, sino para manipular la propaganda empaquetándola en información. Uno de ellos fue Acción Democrática Nacionalista (ADN), que controló canal 9 Paceña de Televisión (hoy ATB), a través de un simpatizante, que luego fue embajador en España. Este medio, que rompió el monopolio estatal de la televisión, jugó un papel preponderante en la caída de Hernán Siles Suazo (1982-1985), escribió el investigador Erick Torrico. Posteriormente, la ADN controló Última Hora, donde un tiempo, cuentan  algunos periodistas, dictaba titulares el sensible Mauro Bertero, vocero de Bánzer. Posteriormente, el partido de la flechita compró Radio Libertad. Hoy no le queda ni la sigla.
En la década del 90, un grupo de empresarios gonistas vinculados al MNR, entre ellos los “superministros” de entonces, Fernando Illanes y Fernando Romero, fundaron el periódico La Razón. Ahora este medio está en otras manos. Aunque en algunas ocasiones dijeron que Unitel era emenerrista, no se pudo comprobar la pertenencia a un militante de ese partido. Hoy el partido de la Revolución no controla ni un anuario, salvo que resucite La Calle.
Por esa misma década y con fines proselitistas, el mirista de entonces, Samuel Doria Medina, se compró el periódico Hoy, que era administrado por Carlos Serrate Reich, jefe de Vanguardia Revolucionaria 9 de Abril, una escisión del MNR. Por razones políticas desconocidas, pero por razones periodísticas bien sabidas, ese periódico desapareció. Desde entonces, Doria Medina, decidió dedicarse a negocios más rentables: comida, hamburguesas y cemento, y fundar un partido, Unidad Nacional (UN). Ahora mismo, no hay ningún dato que establezca la propiedad de UN sobre un medio.
Tras una búsqueda minuciosa de las posibles inversiones del Movimiento Sin Miedo (MSM) en medios o al menos en una página digital, se pudo verificar que no tiene siquiera un mensuario de barrio que funcione en una esquina cualquiera. Es el partido más desmediatizado y, como dijera el presidente Morales, “no entiendo” cómo se alista para las elecciones nacionales de 2014.
¿Qué hay de los Verdes de Rubén Costas? ¿Controla PAT? Verde, verde. Ese canal hace rato que no está en manos ni de Mesa ni de Daher. ¿Red Uno? Más verde, sigue en poder de Ivo Kuljis, que después de haber sido candidato de Condepa y UCS, colgó los guantes de la política. ¿Bolivisión? Sólo cuentan que está cerca de la Plaza Murillo. ¿Cadena A? Verde oscuro. El Deber, imposible, ese diario es de la Familia Rivero. ¿Página 7? Está a mil kilómetros ¿Erbol? ¡Por favor! ¿Gigavisión? Dudo, uno de sus propietarios fue constituyente del MAS.
A propósito del MAS, ¿cuántos medios controla o tiene en su poder? 1, 2, 3, 4, 5… ahora con los dedos de la otra mano.
¿Ya acabó? No le pregunto cuántos son, sólo subrayo que a diferencia de hace años, usted no será huerfanito mediático o huerfanita mediática, tiene facebook, twitter, las redes sociales. Por tanto, así controlen los medios no podrán teñir de azul brumoso la realidad.

Facebook Comments

Related posts