Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Marca País, imagen del gobierno 

Fernando Navia

Las autoridades de gobierno dicen que el propósito de la nueva Marca País es proyectar “una imagen de país en despegue, con énfasis en su poderío productivo y su política del vivir bien, como resultado de un estudio que ha durado tres años y se trabajó con métodos científicos por una empresa extranjera”.

Probablemente sea así, pero también es evidente que la estrategia de comunicación es la difusión masiva, ubicua y sostenida de mensajes, cuyo fin principal es fortalecer la imagen del gobierno y el partido, a través de la Marca País.

No es casual, que el ícono de la Marca Bolivia, por la disposición geométrica de las formas y colores se asemeje con la whipala, la cruz andina y los cuatro suyos, símbolos característicos del actual gobierno y sus instituciones.
La estética sobrecargada de elementos, colores, figuras y símbolos andinos, con referentes ancestrales, es la preferida del gobierno y el partido, como lo muestran las marcas de algunos ministerios que junto a la nueva Marca País evidencian una clara y reconocible familia estilística.
Al rojo, amarillo y verde, colores emblemáticos de Bolivia, se le suma el azul del MAS. Modo de apropiación de los valores y atributos de la nación por el partido.
A la Marca País propiamente, que es el nombre Bolivia, se la caracteriza también con el color azul.
Es la mejor forma de gastar enormes sumas de dinero para fortalecer la imagen del gobierno y el partido a través de la invención innecesaria de una Marca País, sin que nadie pregunte y además, ganar aliados inocentes que usarán la marca en sus productos y servicios.
Si el gobierno fuera sincero, inteligente, austero y efectivo; bastaba convertir al sello “Hecho en Bolivia, consume lo nuestro y emplea a los nuestros” –lo que no hicieron para el diseño del proyecto– en Marca País, dados sus valiosos, útiles e históricos atributos que no se mezcla con ningún partido ni gobierno y es apreciado por los bolivianos.
Peor aún, con la nueva Marca País, el gobierno provoca caos, desorden y onerosos gastos en impresión y reproducción de millones de soportes que las empresas deberán costear.
Finalmente, el lema, qua alude su elección, a una falta de ubicación geográfica de Bolivia en el mundo en el imaginario de los que han desarrollado el estudio y las autoridades que han tomado las decisiones por oposición ideológica al norte. Es decir, la gente del mundo, no nos identifica en el mundo. Mas colonial no podría ser.
En resumen, es la marca de un partido, de un gobierno, encubierto en una Marca País.

Fernando Navia es Comunicador visual y docente universitario

Facebook Comments

Related posts