Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

La seguridad ciudadana y la Policía, una tarea inconclusa y otra desafiante para el futuro gobierno
Actualidad

La seguridad ciudadana y la Policía, una tarea inconclusa y otra desafiante para el futuro gobierno 

PIEB

La seguridad ciudadana y la reforma a la policía son otras dos tareas pendientes para el próximo gobierno. La primera está inconclusa, según el sociólogo e investigador en temas de seguridad Yhonny Mollericona, y la segunda es aún una tarea más desafiante y profunda.

La Ley 2494 del Sistema de Seguridad Ciudadana fue promulgada en el año 2012, pero a estas alturas se diría que está inconclusa. El sociólogo Juan Yhonny Mollericona explica que los consejos de seguridad ciudadana no funcionan en ningún nivel estatal y el Plan Nacional de Seguridad Ciudadana (2016) necesita ser actualizado, así como generar políticas y programas desde las entidades gubernamentales correspondientes.

La experiencia en El Alto muestra que la policía reacciona ante los hechos delictivos y a veces actúa en el sentido de guardia municipal, interviniendo bares y alojamientos, porque no existe un plan de seguridad ciudadana al cual adherirse.

“Ante la inercia del Estado, la ciudadanía ha optado por organizarse, los muñecos colgados, los graffitis, las amenazas en los barrios, pero ahora han optado por cerrar los barrios con cadenas. Hay una privatización del espacio público. Los intentos de linchamiento han seguido creciendo. El tema de la seguridad ciudadana está cooptado por los mismos vecinos, eso se da porque no hay una relación institucional con el Estado”, explica el sociólogo Mollericona. Los módulos policiales han sido desocupados.

Otro ejemplo de carencia de un plan y una planificación son las Estaciones Policiales Integrales (EPI) que han sido desocupadas y no tienen servicios. El objetivo de las EPI era descentralizar a la Policía, recuerda el sociólogo Mollericona, pero en los hechos su construcción no obedece a necesidades concretas y planificadas, “no se sabe si atienden a una densidad poblacional” o a alguna característica de inseguridad en el territorio.

Tecnologizar

Lo que más se ve en los medios de comunicación es la dotación de tecnología y equipos a la policía nacional. En esto sí han actuado tanto el nivel central como el municipal.

“La característica ha sido tecnologizar la vigilancia con la compra de cámaras de video, pero estas no han tenido un mantenimiento constante, otros han sufrido daños o saqueos. En cierta medida la tecnología ha ayudado, pero a desplazar la delincuencia a otros ámbitos. Eso no ha marcado una mayor percepción de la gente de que se siente segura”, explica.

Policía

¿Qué hacer con la Policía si se necesita tomar acciones para enfrentar la inseguridad ciudadana?

Yhonny Mollericona dice que se debe volver a hablar de reforma policial, y asumirla en función de los objetivos del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana y la Ley de Seguridad Ciudadana. Esto porque respecto de la policía quedan muchas tareas pendientes, como su especialización para manejar el sistema penitenciario, la creación de un cuerpo con una filosofía cercana a la ciudadanía, generar credibilidad institucional.

“A mayor desconfianza (hacia la policía), mayor la percepción de inseguridad y de corrupción”, dice el sociólogo.

Los Datos del Barómetro de las Américas (LAPOP) 1998-2018 muestran que la confianza de la ciudadanía hacia la institución policial oscila en el tiempo, se reduce y se recupera. Al 2017 esa confianza le otorgaba algo más de 35 puntos sobre 100. Los estudios también muestran que la confianza en la policía está ligada a la confianza en el sistema democrático.

El hecho es que los resultados de los estudios y diagnósticos que se hicieron hace 20 años en Bolivia sobre la institución verde olivo no han variado. Mollericona dice que las investigaciones promovidas por el PIEB sobre el tema mostraban el fracaso de las reformas policiales en democracia debido a que los gobiernos tenían solo el objetivo de garantizar “lealtad corporativa” y potenciar la capacidad represiva del Estado, siguen vigentes. Las autoridades y la nueva gestión de gobierno tienen ante sí tomar las mismas decisiones.

“En los últimos años la policía ha sido instrumentalizada por elementos políticos y no ha tenido rol institucional”, dice Mollericona, antes de explica que por eso “no tenemos policía creíble, solo una policía reactiva”.

¿Cómo hacer eso? El sociólogo explica que es necesario que la policía rinda cuentas de su trabajo, que genere estadísticas confiables para la población, que se modifique la currícula de su formación, que internamente se puedan tratar los abusos, racismo, clasismo y corrupción, que se introduzca la noción del servicio a la ciudadanía.

Por ahora existe una percepción negativa de la policía, Mollericona explica que en las protestas de octubre y noviembre de 2019 en El Alto muchos vecinos apuntaban a los policías como “abusivos y ladrones”, el rechazo no solo era porque un uniformado había cortado la insignia de wiphala en su uniforme para difundirlo en las redes sociales.

Facebook Comments

Related posts