Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

La baranda
Black coffee in a white cup on a table with a computer.
Opinión

La baranda 

Por: Ana Rosa López Villegas

¿Por dónde comienzo? me pregunto muchas veces cuando me dispongo a tejer y veo que mis ovillos están tan enredados como una mata de madreselvas en pleno florecimiento. Suelo armarme de mucha paciencia para buscar la punta de cada lana e ir envolviéndola en mis dedos con tal de desatar la maraña. Estiro uno a uno los hilos y cuando parece que el nudo está a punto de desatarse, aparecen nuevos escollos, enredos más apretados e imposibles. Es todo un desafío a la paciencia y en un sentido más abstracto, a la comprensión.

Mi gran tentación siempre es tomar la tijera y con su filo darle fin al laberinto. Aunque los pedazos de hilo amputados se pueden juntar con nuevos nudos, el ovillo nunca más será el mismo. Así queda la certeza de que me tocarán puntos en los que tendré que esconder las hebras sueltas mientras los tejo, señal inequívoca de que allí hubo un quiebre o de que ese pedacito de lana fue parte de un embrollo mayor y que tuvo que padecer un corte porque no fue posible apelar a otra solución.

Así me imagino también la vida y sobre todo la realidad que vivimos actualmente. Este marzo que amenazaba con ser un mes de zarandeos políticos y electorales sin pausa nos ha parado en seco y de la peor manera. Nos ha mostrado un nido de peligrosos enredos que nadie se atreve a desatar, que es más fácil esquivar apelando a la tijera de la indiferencia o de la hipocresía.

Siete jóvenes estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) encontraron la muerte de forma horrorosa el pasado martes 2 de marzo. Cayeron 17 metros desde el cuarto piso en el que se encontraban forcejeando con otros compañeros tras haber asistido a una asamblea estudiantil convocada para ese día. Es aquí donde comienza el nido de los absurdos, el enredo de las sinrazones que no tienen justificación ni explicación alguna. Se trataba de jóvenes universitarios que asistieron de forma obligada a una reunión que no debió haberse convocado bajo ningún argumento en medio de una pandemia y una crisis sanitaria que ya se ha llevado la vida de 12 mil personas en Bolivia. ¿Qué criterio puebla la mente en formación de estas personas? En esas condiciones resulta realmente criminal llamar a una reunión en la que se controlará asistencia y amenazar con sanciones y el pago de multas por inasistencia. Aquí aparece un segundo hilo presto a anudarse. ¿Cuáles son los intereses económicos y/o políticos que están detrás de este hecho? ¿Qué urgente necesidad tenían los dirigentes estudiantiles para propiciar una aglomeración de personas que terminó por quitarles la vida? No podemos quedarnos otra vez con el discurso de que los culpables deben identificarse y ser castigados con todo el rigor de la ley y dejar que la tijera del tiempo convierta en hilachas la tragedia que se vivió en El Alto. Se pudo haber evitado. La UPEA tiene que responder por los hechos acontecidos, explicar por qué no se cumplió la regla de evitar multitudes en sus predios. Los dirigentes estudiantes tienen también mucho que decir y ojalá que reflexionar. Me gustaría pedirles que piensen en el futuro que les espera como profesionales, en el objetivo de su formación universitaria, en el aporte que quieren dejarle a la sociedad y a sus familias, a las suyas, porque las de los universitarios fallecidos tendrán que aprender a vivir con la ausencia de sus seres queridos.

Más hebras por desentrañar, ¿por qué es tan difícil cumplir las reglas? ¿Por qué tenemos que buscarle siempre un atajo a la ley para satisfacer un apetito personal o de grupo que no conjuga con los intereses de un colectivo mayor como es la sociedad? ¿Dónde tienen que aprender las personas que el único objetivo de las reglas es el bienestar de todos? ¿En la casa con sus padres? ¿En el colegio con sus maestros? ¿O en la universidad con sus compañeros de estudios?

La politización de la desgracia no ha demorado nada en tomar la escena. Acusados y acusaciones de todo tipo están a la orden del día y en todos los medios, pero los muertos, muertos están y detrás de ellos el dolor de siete familias, de amigos y hasta desconocidos que además sufrieron el trauma de ver morir a estos jóvenes en la pantalla de su celular, porque para hacer más difícil el enredo, tampoco se puede dar con la punta del ovillo del morbo y el amarillismo que ya ni los mismos periodistas son capaces de censurar.

Una baranda es una es estructura enclenque como para sostener el peso de esta maraña de muerte, irresponsabilidad e irracionalidad. Al vacío caemos todos como sociedad y de algo tendrían que valer estos golpes tan duros. 17 metros de caída deberían darnos vértigo y asentar el principio de la vida como piedra angular de los valores. Pero ese no es tema que importe en plena etapa de cierre de campaña electoral. Con jolgorio y celebraciones que también violan la norma sanitaria, los candidatos en todo el país se tomaron un minuto para expresar sus condolencias y apaciguar su centavo de conciencia, pero ninguno para detener su egocentrismo político y banal. Que sepan que ellos también forman parte de un ovillo con el que se puede tejer, pero que en cualquier momento se puede enredar.

Ana Rosa López es Comunicadora social

Twitter: @mivozmipalabra

Instagram: @misletrasmislibros

Facebook Comments

Related posts