Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Hablamos de un similar palacio de las mentiras 

Por: Guido Calcina Manchego
Así como el cuento famoso del Gran palacio de la Mentira, un cuento que de seguro muchos de ustedes lo leyeron, podemos relacionar esta coyuntura en nuestra Bolivia. Le dejo una introducción amigo lector para que juntos podamos comparar algunos escenarios de nuestra coyuntura.
Había una vez un grupo de duendes en el bosque, quienes se dedicaron a construir dos palacios: el de la “verdad” y el de la “mentira”. Los ladrillos del primero se creaban cada vez que un niño decía una verdad, los diminutos seres utilizaban para hacer su castillo.
Lo mismo ocurría en el otro palacio, donde los duendes de la mentira construían un palacio con los ladrillos; que se creaban con cada nueva mentira. Ambos palacios eran impresionantes, los mejores del mundo, ambos competían duramente porque el suyo fuera el mejor.
Los duendes de la mentira, mucho más tramposos y marrulleros, enviaron un grupo de duendes a las aldeas para conseguir que los niños dijeran más y más mentiras. La idea les funcionó, empezaron a tener muchos más ladrillos, y su palacio se fue haciendo grande y espectacular.
Un día, algo raro ocurrió en el palacio de la mentira: uno de los ladrillos se convirtió en una caja de papel. Poco después, otro ladrillo se convirtió en arena, y al rato otro más se hizo de cristal y se fue cayendo. Cada vez que se iban descubriendo las mentiras éstos se transformaban y desaparecían, de modo que el palacio de la mentira se fue haciendo más y más débil, perdiendo los ladrillos, hasta que final se desmoronó.
Los duendes mentirosos, comprendieron que no se pueden utilizar las mentiras, porque nunca son lo que parecen y no se sabe en qué se convertirán.
Hoy se construye «la casa del pueblo», una obra monumental que reemplazará al palacio de gobierno de nuestra Bolivia. En medio engaños y controversias, aún se sigue construyendo.
Podemos citar varios ejemplos, entre ellos; sumar las veces de ¿Cuántas veces mintió el gobierno?, o ¿Cuántas veces nos mintió Evo Morales?
Uno de los engaños que forman parte de los ladrillos del palacio es cuando dijo que iba a respetar la constitución, y que al menos duraría 50 años sin modificarla. No pasaron ni 8 años, y la pisotea cuál alfombra de piso.
Durante el encuentro de las Naciones Unidas, el 22 de abril, el presidente juró defender la «madre tierra». Pasaron 4 meses y está perforando el corazón del TIPNIS, beneficiando quien sabe a los cocaleros y o quizá las empresas transnacionales. Lo sabremos quizá cuando se haya construido.
No contaré todas las mentiras, pero es necesario anotarlas para que en el tiempo sea el mismo pueblo que se encargué de mostrar todos los engaños. Sin embargo, el castillo de los duendes que se construyó en base a la verdad está firme y reluciente. Los duendes no existen, pero si los azules, de eso no hay duda.

Facebook Comments

Related posts