Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Corrupción General 

Andrés Gómez Vela
Ordena al joven taxista estacionarse. Asoma parte de su
perfil por la ventana del vehículo e instruye: “su licencia”. Mira a cualquier
parte, menos a su interlocutor. Éste le entrega el documento. Es noche de
sábado y poca gente circula por la exestación de trenes de La Paz.
“Tu licencia es pasada”, habla con acritud el policía, cuya
cara no se divisa bien por la poca luz, pero veo que tiene nariz de boxeador y
labios gruesos. “No me había fijado, mi jefe, pero mañana lo voy a renovar”. “¿Me
acompañas a Tránsito o arreglamos aquí?”, pide la coima con sutileza frontal.
¿Por qué es una infracción conducir con licencia caduca?
¿Acaso cuando caduca tu licencia caduca tu pericia para conducir? Vagan mis pensamientos,
se conectan mis neuronas y aceleran mis recuerdos mil por hora respecto a una
investigación que hice sobre la corrupción en la Policía.
El presidente Morales, en sus nueve años y siete meses de
gobierno, nominó 11 comandantes, de ellos siete se fueron marcados por la corrupción,
dos están en la cárcel. Otros dos sufrieron denuncias menores, sólo uno se
marchó sin mancha.
El general Miguel Vásquez fue comandante entre 2006 y 2008. La
oposición lo denunció por espiar políticos, periodistas y líderes de opinión.
En mayo de 2008 asumió Miguel Gemio. El entonces fiscal Milton
Mendoza lo denunció por cambiar investigadores para favorecer personas involucradas
en corrupción.
Víctor
Hugo Escóbar juró en marzo de 2009. Inmediatamente, lo acusaron de haber falsificado
documentos para ascender. Pese a ello se mantuvo en el cargo. El 24 de
noviembre de 2012 un juez lo envió a San Pedro imputado por uso indebido de influencias y
beneficio en razón del cargo en la adquisición de un departamento en el
Edificio Los Reyes. El 25 de septiembre de 2013 resultaron ciertas las
denuncias de falsificación y la Fiscal Elena Palomeque lo imputó por uso de instrumento
falsificado.
Oscar
Nina llegó al comando el 24 de enero de 2010. Fue destituido tras la detención
del jefe de inteligencia antidroga, René Sanabria, en EEUU, donde lo condenaron
a 14 años de prisión por conspirar para
trasladar cocaína a ese país. Luego, Nina fue acusado por enriquecimiento
ilícito, lavado de dólares y narcotráfico. Hoy está detenido en Palmasola.
El 12 de marzo
de 2011 tomó el mando Ciro Farfán con un encargo del Presidente: Erradicar la
corrupción en 90 días. Antes que termine el plazo, la corrupción lo erradicó,
lo descubrieron usando
placas clonadas en su auto.
Jorge Renato Santiesteban juró en mayo de 2011. Se fue acusado de cobrar entre $us5.000
y 10.000 a 54 cadetes que ingresaron irregularmente a la Academia.
En mayo de 2012 asumió Víctor Santos Maldonado, ante
quien algunos jefes policiales se amotinaron porque no egresó de la Academia.
Maldonado fue jefe de inteligencia durante la represión a los indígenas del
TIPNIS. El Presidente declaró,
al cambiarlo, que  se sentía inseguro con
el saliente alto mando porque descubrió que grababa las conversaciones privadas
de planificación que se realizaban semanalmente.
Alberto Aracena llegó el 5 de diciembre de 2012. En su
gestión cayó el
jefe de la Unidad de Lucha Anticorrupción, Mario Fabricio Ormachea. El FBI lo
arrestó en flagrancia en Miami, cuando intentaba extorsionar al expropietario
de la línea aérea AeroSur, Humberto Roca. El excomandante Escóbar lo acusó de
encubrir a Ormachea.
El
11 de diciembre de 2013 juró Wálter Villarpando. Su gestión concluyó sin escándalos.
Luis Enrique Cerruto entró al Comando el 19 de diciembre de 2014. Su
gestión duró casi seis meses, fue destituido por la fuga de Martín Belaunde. Recién
fue investigado por la compra frustrada de víveres con un
sobreprecio de Bs 5 millones.  
El décimo primer comandante es el actual, Edgar Ramiro
Tellez; subió el 26 de mayo de 2015. Por ahora la corrupción no visitó su
oficina.

Mis pensamientos se interrumpieron cuando vi al taxista entregar
Bs30 al policía. Los de abajo roban pesitos, los de arriba, millones. La
corrupción casi nunca se aplaza en los ascensos. Nunca se jubila, tampoco
envejece, por eso no muere. Derrotó a todos los gobiernos de la era democrática
y se ha reído de gonis y evos. 

Facebook Comments

Related posts