Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Chiquitania Viva: ARTErias Urbanas vuelve a la periferia con El Contenedor

Santa Cruz, 29 de octubre (Rimay Pampa).-  El colectivo cruceño ARTErias Urbanas ya montó la segunda estación de su proyecto estrella denominado El Contenedor, que en esta ocasión vuelve a la periferia esta vez se encuentra ubicado en la Terminal terrestre de buses BIMODAL en Santa Cruz con la exposición Chiquitina Viva.
Chiquitania Viva es una muestra interactiva sobre patrimonio inmaterial en formato de fotografías, videos y sonidos registrados en tres localidades de la Chiquitania boliviana por 10 oriundos del lugar quienes trabajaron en los pueblos de Santa Ana, San Rafael y San Miguel, parte de la Escuela Taller de la Chiquitania (ETC) del Plan Misiones con la intensión de fortalecer su patrimonio inmaterial.
El Contendor estará abierto los próximos 40 días de miércoles a domingo desde las 9.30 a 12.30 y de 16.00 a 20.00 horas.
“Creímos importante el volver a un espacio diferente, claro, nuestro mayor interés estaba en que podamos contrastar experiencias para evaluar la incidencia en los diferentes espacios de El Contenedor hasta fin de año”, explica uno de los miembros del Colectivo, Oscar Soza, aclaró que el espacio ubicado en la Terminal Terrestre es perfecto para el proyecto.
La administración del lugar también colabora con el espacio para así trabajar interactivamente entre sectores que se beneficiaran de la actividad.
“Tiene un público constante y de características diversas, mucha gente en espera, muchos buscando información, y sobre todo personas que no muchas veces tienen el contacto con muestras artísticas”, relata Soza. Por otra parte la terminal terrestre es un conector hacía varias locaciones con las cual el colectivo trabajó en este proyecto.
Chiquitania Viva se montó originalmente en San José de Chiquitos, el 11 de octubre en la Capilla Miserere del Complejo Misional de San José, como una manera de devolverle a las comunidades todos los trabajos realizados por los jóvenes chiquitanos.

Uno de los primeros productos libres para la escucha del público es la Cartografía Sonora.
“Lo más lindo fue que las y los participantes de la Escuela Taller de la Chiquitanía vinieron de San José para estar en la inauguración, presentando la exposición por la primera vez. Además asistió Cinthia Giménez, la coordinadora de proyectos de Plan Misiones”, resalta Tonia Andresen, la curadora de la muestra.
Andersen resalta tan solo en el montaje de El Contenedor los transeúntes ya mostraban interés sobre el proyecto, preguntando, escuchando las entrevistas en los audífonos, además comentando sus propias experiencias y conocimientos sobre la Chiquitanía.

«Me interesa el proyecto de fotografía y sonido porque en lo que estudio me sirve mucho para ofrecer mis productos de otra manera, difundiéndolos con estas plataformas en Redes Sociales o así, desde estas maneras, por eso me interesa también saber editar bien video”, dice Lisbeth Doffigny Vaca.
Junto a Doffigny, que es de Roboré, tiene 20 años y estudia gastronomía, se encuentran otros nueve jóvenes de la Chiquitania como son Mariela Santander, Alex Moreno, Jorge Gutierréz, Ronald Boituré, Jorge Valenzuela, Danitza Nigoevic, Isabel Taceó, Avismael Quevedo, Angelica Churupá y Yilda Castro, quienes vivieron la experiencia de viajar por cuatro pueblos con la misión de realizar una cartografía de su patrimonio inmaterial.
“Nunca participé en algo así, estoy satisfecha con el proyecto. Sería bonito ir con esto a otros pueblos, quien sabe a otras ciudades y hacer revivir el patrimonio. En mi pueblo hay harto por explotar pero veo que a veces no hay mucha cultura o no la ven así a la cultura”, explica Lisbeth.
En esta estación, El Contenedor tiene el apoyo del Ministerio de Culturas regional Santa Cruz. Otras instituciones que se suman al proyecto son el Centro Simón I. Patiño con unas mediaciones culturales. Además del Plan Misiones y la embajada Suiza en Bolivia con el apoyo a través de Solidar Suiza.
Sobre ARTErias Urbanas 

El Colectivo afincado en Santa Cruz lleva años trabajando temáticas identitarias desde lo urbano usando murales, instalaciones en obras de diferentes formatos. El Contenedor, como su nombre lo indica, busca contener –no solo como espacio físico sino también simbólico- a las diferentes líneas de acción que se articulan desde el colectivo donde la formación, la reflexión y la toma del espacio público ponen al arte como principal motor para la transformación social.
Para los miembros de ARTErias Urbanas es importante dar continuidad a su línea de trabajo que en los últimos nueve años busca tender puentes con actividades culturales que salgan del casco viejo cruceño (centro de la ciudad de Santa Cruz) además de crear espacios de inclusión para jóvenes y adolescentes.
“En su primera estación nos ha dejado con sabor a más, tanta gente que colaboró nos impulsó y nos dimos cuenta de todo lo que se puede hacer desde diferentes puntos de vista, es decir, acciones que modifiquen no solo el entorno, sino los comportamientos y actitudes de las personas”, señala Oscar Soza.
En la primera experiencia se trabajaron metodologías para realizar colaboraciones con otros espacios colectivos, asociaciones o agrupaciones y el gran desafío es hacerlo sustentable en el tiempo.
En la actualidad el Colectivo ARTErias Urbanas tiene un gran reto: el tema legal para poder seguir consiguiendo fondos.
“Nos hace atravesar una zona sensible en el colectivo, una personalidad jurídica deviene en un orden jerárquico establecido y eso pone en duda la horizontalidad que hemos mantenido como colectivo durante nuestros nueve años de existencia. Sin lugar a dudas nuestro décimo aniversario traerá muchas conjeturas que ahora se están amalgamando, pero siempre hay salidas y ahora también estamos viendo”, dice Soza.
La suerte esta echada, el trabajo habla por si solo y los obstáculos solo significan oportunidad para darle nuevos sentidos a la gestión cultural en Bolivia, “podemos ver como evadir los límites tal cual como lo hemos hecho durante nuestros primeros nueve años”, remata Soza.
MJF //

Facebook Comments

Related posts