Suscríbase ahora

¡Recibirás las últimas noticias y actualizaciones sobre tus celebridades favoritas!

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

Acusan a cuatro jueces de EEUU de abuso de autoridad por usar fondos de los contribuyentes en beneficio personal 

Hit & Run

La Cámara de Delegados de Virginia Occidental, Estados Unidos, ha acusado a los cuatro magistrados de la Corte Suprema del estado, quienes presuntamente abusaron de su autoridad y utilizaron los fondos de los contribuyentes para su beneficio personal.

Catorce artículos de impugnación se presentaron contra la presidente de la Corte Suprema Margaret Workman y los jueces Allen Loughry, Robin Davis y Elizabeth Walker de la Corte Suprema de Apelaciones de Virginia Occidental. Once de esos artículos fueron adoptados oficialmente anoche y esta mañana, poniendo los destinos de los jueces en manos del Senado estatal. Davis ya se retiró de su puesto. Otro ex juez, Menis Ketchum, renunció el mes pasado y admitió haber defraudado al estado.

Lea el artículo en InglésWest Virginia’s Entire Supreme Court Just Got Impeached https://goo.gl/GqQtmS

De los cuatro magistrados acusados esta semana, Loughry probablemente tenga más problemas. Según los artículos de la destitución, desperdició más de $us363,000 de los fondos de los contribuyentes en renovaciones de oficinas, incluido un sofá de $us32,000. También es acusado de usar indebidamente vehículos del gobierno y equipo de cómputo, llevar consigo un escritorio de la oficina a su casa y mentirle al Comité de Finanzas de la Cámara de Representantes cuando lo interrogan sobre su presunta irregularidad.

Loughry se enfrenta a algo peor que solo la destitución de la oficina. En junio, fue acusado de múltiples cargos de fraude. Su caso es algo irónico, considerando que él es el autor de un libro de 2006 sobre corrupción política en Virginia Occidental.

Davis, mientras tanto, supuestamente gastó $us 500,000 para renovar su oficina. Workman y Walker también fueron acusados de gastar innecesariamente grandes cantidades de fondos estatales para remodelar sus oficinas ($us111,000 y $us131,000, respectivamente). Pero fueron liberados, ya que esas sumas eran considerablemente menores de lo que presuntamente gastaron Loughry y Davis.

Los jueces no solo son acusados de gastar demasiado en ellos mismos. La Cámara de Delegados también aprobó artículos de acusación que acusan a Loughry, Workman y Davis de pagar en exceso a los jueces superiores (que están jubilados pero todavía presiden algunos casos) por su trabajo.
Walker fue el último de los jueces en ser acusado. La Cámara dijo que ella, junto con sus colegas, no «proporcionaron ni prepararon una supervisión razonable y adecuada» de la Corte Suprema de Apelaciones y sus «tribunales subordinados».

«Este es realmente un día triste y ciertamente no es motivo de celebración», dijo Del. John Shott (R-27), presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, al New York Times. «Pero es nuestro deber, y creo que el público lo exige».

También hay un problema de tiempo significativo en juego con los procedimientos de juicio político y las audiencias subsecuentes del Senado estatal. Como señala NPR, West Virginia tiene hasta el final de hoy para establecer una elección especial para reemplazar a los jueces que se vayan. Si no se cumple ese plazo, el gobernador Jim Justice, un republicano, podrá designar jueces para llenar los asientos abiertos.

Al anunciar su retiro, Davis explicó que quería que los habitantes de West Virginia «tuvieran derecho constitucional a elegir a mi sucesor en noviembre». Los funcionarios estatales ya han programado una elección especial para reemplazar a Ketchum.

Facebook Comments

Related posts